Socialistas de todos los partidos

Blog inspirado en el libro "Camino de servidumbre", que Hayek dedicó a los socialistas de todos los partidos. Socialismo entendido como colectivismo, como sumisión del individuo al grupo, en aras de hermosos ideales que no sólo en su sueño producen monstruos.

martes, junio 06, 2006

Derechos sin deberes

Creer que existen los derechos sin deberes es como creer en los duros a 4 pesetas.

Vivir no es gratis. Comida, ropa, techo, etc, tienen un coste, puesto que son fruto del trabajo y la inciativa humanas. O nos mantenemos por nosotros mismos, o nos mantiene alguien.

Mientras vivimos con nuestros padres, somos mantenidos por ellos. Y nos mantienen porque somos nosotros, porque nos quieren, porque libremente decidieron tenernos, y son responsables de nosotros (al menos, mientras seamos menores de edad). Hay muchos tipos de padres, desde los más laxos hasta los más autoritarios (y, de hecho, hay padres abusadores o maltratadores, aunque afortunadamente son una minoría, y la ley defiende a los menores.). Un padre tiene perfecto derecho a decirnos que mientras vivamos bajo su techo, tendremos que respetar sus reglas. Pero es que aún si vivimos con los padres más laxos, tendremos que comer lo que nos pongan, vivir donde ellos decidan, etc. Sólo yéndonos de casa llegaremos a ser libres, pero eso conlleva ser responsables de nosotros mismos, y conlleva hacer frente a riesgos y dificultades. Conlleva hacernos adultos.

Obtener servicios públicos del Estado conlleva pagar impuestos. Pero es obvio que hay personas a las que eso les sale rentable, así que no verán en ello ninguna pérdida de libertad. Pero no sólo conlleva el pago de impuestos. Hay muchos tipos de Estado, y nosotros tenemos la suerte de vivir en una democracia liberal, en una economía social, sí, pero de mercado. Pero aún así, mientras dependamos del Estado para mantener nuestra salud, el Estado estará moralmente justificado para prohibirnos tomar determinadas sustancias, o conducir sin cinturón de seguridad. Estamos abdicando de la responsabilidad de poder pagar a un médico, por lo que nos ponemos a nosotros mismos en una situación de dependencia. Mientras dependedamos del Estado para obtener educación para nosotros mismos o nuestros hijos, estudiaremos los planes de estudios que decidan los políticos, en la ideología que ellos elijan, y en las escuelas de las características que ellos decidan. Y eso es así, porque estamos abdicando de nuestra responsabilidad de poder pagar los servicios de un maestro. Mientras dependamos del Estado para acceder a la cultura, accederemos sólo a aquella cultura que los políticos hayan decicido subvencionar. Estaremos subordinados a sus criterios, al haber abdicado de nuestra responsabilidad de pagar a un escritor, a un cantante o a un actor, a cambio de disfrutar de su actividad. Mientras dependamos del Estado para obtener vivienda, aún pagando directamente parte de ella en el caso de las VPO, estaremos sujetos a los criterios que marquen los políticos para su concesión, puede que al final tengamos que participar en un sorteo (un claro símbolo de que en realidad no tenemos derecho a obtenerla, sino que es una concesión, un privilegio), no decidiremos sobre sus características ni su situación, y no podremos venderla en una serie de años.

Etc.

Libertad y responsabilidad son inseparables. Y, además de otras muchas diferencias entre unos padres y un Estado, ya lo dijo Tocqueville:

"Existe un poder inmenso y tutelar, el estado, que se encarga de que los ciudadanos sean felices y de velar por su suerte; poder que se asemejaría a la autoridad paterna si, como ella, tuviera por objeto preparar a los hombres para la edad viril; pero, por el contrario, no persigue más objeto que fijarlos irrevocablemente en la infancia”.

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Todo el mundo debe trabajar para poder sustentarse, las empresas crean riqueza, a cualquier precio:

>

Los gobiernos, padres y empresas ... lo permiten; ante todo, hay que cumplir con las obligaciones sociales, no has venido al mundo a vivir del cuento, has venido a formar parte del progreso.
Mientras vivimos con nuestros padres tenemos que mantenerlos en algunos casos, porque ¿libremente decidieron tenerlos? ¿eso es eso siempre cierto? ¿que hay padres que tienen a mano eso medios y educación anticonceptivos? que... ¿afortunadamente son una minoría son los padres maltratadores, ¿en relación a que, física o psíquica??:



Estoy de acuerdo con la última parte de tu post, no necesitamos un papa maltratador, si consideramos al estado nuestro benefactor y nosotros sus desdichados pupilos, directamente nos hace el desdichados (aunque infinitamente menos que en otros lugares, afortunadamente para nosotros), no necesito que gestione mi paga en su beneficio particular enmascarado en beneficios sociales, enmascarado en lo que sea.

4:10 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Todo el mundo debe trabajar para poder sustentarse, las empresas crean riqueza, a cualquier precio:

>

Los gobiernos, padres y empresas ... lo permiten; ante todo, hay que cumplir con las obligaciones sociales, no has venido al mundo a vivir del cuento, has venido a formar parte del progreso.
Mientras vivimos con nuestros padres tenemos que mantenerlos en algunos casos, porque ¿libremente decidieron tenerlos? ¿eso es eso siempre cierto? ¿que hay padres que tienen a mano eso medios y educación anticonceptivos? que... ¿afortunadamente son una minoría son los padres maltratadores, ¿en relación a que, física o psíquica??:



Estoy de acuerdo con la última parte de tu post, no necesitamos un papa maltratador, si consideramos al estado nuestro benefactor y nosotros sus desdichados pupilos, directamente nos hace el desdichados (aunque infinitamente menos que en otros lugares, afortunadamente para nosotros), no necesito que gestione mi paga en su beneficio particular enmascarado en beneficios sociales, enmascarado en lo que sea.

4:10 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

enlace 1:
http://www.ilo.org/public/spanish/bureau/inf/pkits/child1.htm

enlace 2:
http://www.unicef.org/spanish/sowc/index_30450.html

4:12 p. m.  
Blogger caminodeservidumbre said...

Tengo la impresión, por la gente que conozco, de que la mayoría de los padres no son maltratadores, ni físicos ni psíquicos. No es una verdad estadística, pero creo que es cierto. Otra cosa es que las relaciones pedres-hijos tengan sus lógicas dificultades, pero es que ser padre es una tarea muy compleja.

Respecto a lo de que las empresas crean riqueza a cualquier precio, pues los empresarios son personas como cualquier otra, y las habrá con más o menos escrúpulos, como en todos los grupos sociales. Ojalá hubiera más valores y más ética entre las personas en general. Y ojalá se le diera a la educación (y no sólo me refiero a la escuela) más importancia de la que se le da. Pero hablando de capitalismo y socialismo, me parece que en el socialismo hay más espacio para personas sin escrúpulos. Como ya he dicho, un empresario no puede obligarte ni a trabajar para él ni a comprar sus productos. Si un empresario comete fraudes, incumple contratos o legislación, para eso están los tribunales. Pero ya sé que los jueces no pueden llegar a todos lados, y que hay mucho que depende de la calidad humana.

Y no es que yo diga que todo el mundo debe trabajar para poder sustentarse. Es que o te sustentas por tí mismo, o te sustentan otros, o no puedes vivir. Es obvio que hay personas que realizan labores importantes que no son remuneradas, como por ejemplo las amas (o amos) de casa. Y que los menores de edad, los jubilados y los discapacitados no pueden trabajar. Pero de algo tienen que vivir. Y me parecen bien las ayudas públicas a esas personas. De hecho, me parece que hay pocas. Menos mal que esas personas suelen tener familia, que es la que desde siempre se ocupa de sus miembros más débiles. Y siempre ha habido un sentimiento altruísta en muchas personas, que les lleva a colaborar voluntaria y gratuitamente en el cuidado de los más débiles, o a donar dinero. La novedad del estado de bienestar es obligar a todos los ciudadanos a ser altruístas por ley, dando la mitad de nuestros ingresos para que sean los políticos los que decidan a qué se van a dedicar. Hay razones a favor y en contra de un modelo así. Sobre su sostenibilidad, hablaré otro día. Pero tiene consecuencias morales: por un lado, al que da obligado, le deja menos dinero en el bolsillo para poder ser generoso en la cantidad que él decida y con la organización o personas que él decida. Como ya te dije, la ayuda privada procedente de USA para las tragedias humanitarias, siempre supera a la ayuda estatal (que no es precisamente pequeña). Pienso que el estado del bienestar nos obtura un poco el corazón, como que ya hemos pagado nuestros impuestos, y con ellos el Estado ayuda. Yo ya he cumplido, y además apenas llego a fin de mes con tantos impuestos, así que "ya se ocupará el Estado". Y no es que esté diciendo que no quede gente solidaria, ojo.

Respecto al que recibe ayudas estatales estando en edad de trabajar, y sin estar incapacitado para ello, no creo que las consecuencias morales sean demasiado buenas tampoco. No creo que en España nadie fuera a morirse de hambre porque el Estado fuera más limitado. Creo bastante en la gente (familia, amigos, asociaciones, etc). E impuestos más bajos, generarían más actividad económica y más puestos de trabajo. Ser "pobre" no es un estado inamovible, sino una circunstancia. La movilidad social es posible. Pero si te crías con la idea de que recibir ayuda estatal no sólo te sale casi gratis, sino que además es tu derecho, y que además no eres tú el responsable de tu situación, sino el sistema capitalista, o el Estado, o la sociedad, si las ayudas van separadas de tu responsabilidad individual, y no las acoges con agradecimiento, sino pensando "¿qué menos?", no creo que contribuyan a estimular a la gente a intentar mejorar, a cuidarse por sí sola. Ni creo que sea bueno para el carácter de la persona que en ese momento está necesitada. Tanto en Francia como en USA, acostumbrar a grupos de personas a vivir de subsidios, da lugar a ghettos en los que la pobreza se hace endémica, puesto que es un título para sobrevivir sin trabajar, y sintiéndose una víctima además.

Vamos, que mi punto de vista es que ayudas sociales sí, pero a menos personas, y más condicionadas a la responsabilidad individual de cada uno. Un jubilado, un menor, un discapacitado o un ama (o amo) de casa (sobre todo si está criando hijos o cuidando de otros familiares necesitados) sí que creo que tienen derecho a ayudas. Pero el resto de personas que no se mantienen a sí mismas, caso de recibir ayudas (estatales, se entiende. La ayuda privada voluntaria es asunto de cada uno) no deberían considerarlo un derecho, sino una ayuda que debe agradecer a la sociedad, y condicionada a que tenga una actitud de responsabilidad individual. Creo que la palabra derecho se usa abusivamente, y está en la raiz de muchas de las actitudes de señoritos insatisfechos.

5:27 p. m.  
Anonymous Lisarda de nuevo said...

uy... ¿eh? ups, glups... volveré mañana...

9:11 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home