Socialistas de todos los partidos

Blog inspirado en el libro "Camino de servidumbre", que Hayek dedicó a los socialistas de todos los partidos. Socialismo entendido como colectivismo, como sumisión del individuo al grupo, en aras de hermosos ideales que no sólo en su sueño producen monstruos.

miércoles, junio 07, 2006

¡Andaluces (y andaluzas), levantaos!

En este blog http://andazuliaisdifferent.blogspot.com/, se está analizando párrafo a párrafo el proyecto de reforma de estatuta de autonomía para Andalucía, ese que ni siquiera vamos a poder votar en referéndum. Conviene leerlo, para saber en qué marco jurídico nos vamos a mover cuando sea aprobado. Recordad, no somos ciudadanos empadronados en Andalucía, cada cual con sus ideas y sus sueños, sino que a juzgar por el preámbulo, es el pueblo andaluz el que respira por nuestros pulmones.

Los colectivismos, como su propio nombre indica, encumbran al colectivo entendido como una unidad, a la que antropomorfizan. España gana un partido, Andalucía quiere más autonomía, el proletariado lucha por sus derechos, los arios están contaminados por los judíos, los judíos son el pueblo elegido, los vascos luchan por la independencia, el Islam lucha contra los infieles. Es una jugada sutil, con unas consecuencias insidiosas porque se nos cuelan en la cabeza a diario mediante el lenguaje.

Antropomorfizar colectivos es un recurso figurativo más de los muchos que pueden usarse en literatura. Y, de hecho, el romanticismo dio lugar a obras literarias bastante apreciables. Pero dar vida a lo inerme, poner sentimientos y deseos en un concepto abstracto, pintarle alma a un colectivo humano, cuando se saca de un libro y se introduce en la vida política, conduce (si se le deja) al absolutismo. ¿Quién es un individuo para openerse a los deseos, necesidades o decisiones de un pueblo?. Un andaluz que no crea en el concepto pueblo andaluz, ¿es un buen andaluz?. ¿Es andaluz siquiera?.

Ser andaluz no es una elección. Ser andaluz no implica más que haber nacido en Andalucía. No hace que tengamos una cosmovisión, unos deseos, unos sentimientos, ni unas características comunes con otros 8 millones de andaluces, y que sean distintos de los de todos los demás seres humanos. Desgraciadamente, las apelaciones a épicas, luchas y características colectivas tienen un gran atractivo. Apelan a los sentimientos, a lo irracional, al cálido abrazo de la tribu. Pero el abrazo de la tribu es una asfixia para el discrepante.

Hay una gran diferencia entre una nación entendida como conjunto de ciudadanos y una nación entendida como conjunto de pueblos. La única manera de devolver los colectivismos al ámbito de la literatura es usar la deliberación racional y defender los derechos y libertades individuales.

Siempre que te hablen en nombre de derechos o libertades colectivas, preocúpate. Porque te están intentando robar tu identidad individual y tu libertad individual.

2 Comments:

Anonymous Lisarda said...

eso hago, como buena andaluza me levanto todas las mañanas a las 6.30, no veas que sueño.

8:39 p. m.  
Blogger caminodeservidumbre said...

¿Pero cantas el himno al levantarte? ¿A que no? ¡A ver si vamos a tener que mandarte a cursos obligatorios de concienciación sobre la realidad nacional!

Por cierto, ¿qué será eso de la realidad nacional?.

11:46 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home